10.9 C
Chascomús
domingo, junio 16, 2024

Opiniones: No es la luz de Milei, es la oscuridad de la política

Por Héctor Ricardo Olivera | [email protected]

Milei sigue.

- Publicidad -

Para bien y para mal.

La Ley que nació con más de 600 artículos con el pomposo nombre de “Bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos” terminó aprobada por Diputados con unos 200 artículos y el modesto nombre de sólo “Bases”.

El caso muestra elementos adecuados para intentar  un análisis político que apunte a descifrar qué, cómo y por qué pasan las cosas que pasan.

Es evidente que el equipo multifacético del Gobierno ha acertado en su exhibición de un planteo multicolor que destaca los desbordes anímicos, lingüísticos y conceptuales del Presidente junto con la ductilidad del Ministro del Interior, la asexuada imagen de la Gran Hermana, la rigidez de los economistas, la sexuada Fátima Flores a la que se le dio salida sin demasiadas explicaciones.

Parecería demasiado poco pero hay que admitir que hasta ahora todo indica lo contrario.

¿La razón?

En frente no hay nada.

Los Partidos Políticos han sido reemplazados por estructuras burocráticas que no contienen ni a sus más cercanos.

La debilidad discursiva, la falta de liderazgo y la ausencia de ideas nuevas han construido un escenario donde el oficialismo se mueve casi como si supiera.

Resulta entonces que no es tanto la intensidad de la luz del Presidente sino la oscuridad de los opositores.

Y es aquí, en la oposición, donde deben buscarse caminos que construyan el equilibrio necesario que impida desbordes autoritarios y populistas que asoman en el menú oficialista.

El Peronismo o lo que lo circunde con distintos nombres es un grupo dolorido por la derrota y poco acostumbrado a sentirse lejos de las poltronas del poder.

Sus jóvenes, que ya no son tan jóvenes, nacieron y crecieron al amparo de la corrupción sistemática por lo que poco puede esperarse de ellos.

Hay otro Grupo de políticos ambulantes que inventaron un sello, van y vienen, se juntan o se separan pero tienen la habilidad de estar siempre.

Hoy son los que conduce, _ ¿conduce?_ Picheto y se suman la perenne Stolbizer, Randazzo, Monzó, López Murphy y algunos más.

Los 6 de la Coalición Cívica se enteraron por TV que la eterna Elisa Carrió había dispuesto la retirada.

Ya aparecerá de nuevo desde su templo con una nueva Encíclica.

La Historia recuerda que en 1968 se constituyó en Laguna Setúbal, Santa Fe, la Junta Coordinadora Nacional de La UCR.

Éramos jóvenes disgustados por la indiferencia con que el Partido había tolerado la destitución de don Arturo Illia.

Este grupo junto a otros formaron la fuerza que terminó con la dictadura en la cárcel y Alfonsín en la Presidencia de la República.

La teoría podría inducir a pensar que de esa juventud saldría un conjunto de dirigentes capaces de jerarquizar la Política y asegurar la Democracia, la Justicia y la Libertad.

Transcurrido el tiempo y a la luz de la distancia hay que admitir que no todo salió como algunos seguramente lo pensaron.

Posiblemente la Coordinadora sobrecargó sus estructuras de jóvenes universitarios y recientes profesionales y retaceó espacios para los que cursan sus carreras en la Universidad de la calle.

Los libros no discriminan e igual pueden enseñar en un claustro que en la fila de un reloj marca tarjeta en una fábrica.

Lo cierto es que aquella ilusión cayó en el desbande general.

Por eso hoy el Radicalismo tiene sus máximas autoridades en la Nación y en la Provincia de Buenos Aires en medio de una incertidumbre que lastima ideales, principios y valores.

En esta síntesis está la razón fundamental del triunfo electoral de Milei y de su acción de Gobierno que, guste o no, cuenta por ahora con un importante apoyo popular.

El tipo ha tenido la virtud, por inteligencia o por brutalidad, de acercar la Política a la gente.

Así pierden efecto movilizaciones como la del otro día en defensa de la Universidad Pública.

Las marchas estudiantiles han sido siempre un grito de rebeldía.

Acá fue una especie de paseo social de la familia y para colmo adornada por personajes de la calaña de la oligarquía sindical.

En medio de el “yo te doy si vos me das! Puede que la Ley salga.

Es lo de menos

Suena bien que mucha gente se movilice por la Universidad pública.

Pero mejor sería que la idea convocante sea la de priorizar el cambio del sistema educativo primario y secundario.

Los chicos no saben leer, escribir ni comprender un texto ni solucionar un simple problema matemático a los 15 años.

Así las cosas, ¿habrá alumnos para la Universidad dentro de 15 años?

Mil veces he dicho que la Argentina será mañana lo que hoy son sus aulas.

Últimas noticias

También te puede interesar

Dejá una respuesta